Miguel Arturo Romero

Miguel Arturo Romero 

Desde niño supe que quería dedicarme a la psicología.

A veces, como para tantos seres humanos (por no decir para todos en algún momento), las circunstancias de la vida no nos lo ponen precisamente fácil. No siempre se está preparado para encajar o afrontar ciertos acontecimientos, realidades, dificultades, relaciones, o historias de vida.

Para ello, entre otras cosas, está la psicología.

De no haber sido por ella, ni yo mismo habría sabido integrar mi propia experiencia de manera positiva en mi propia historia, para poder así desarrollarme y vivirme de forma sana, equilibrada y segura en las diferentes áreas de la vida.

Estudié el Grado de Psicología entre la Universidad de Sevilla (corriente cognitivo-conductual) y la Universidad Complutense de Madrid (corriente psicoanalítica). Tras realizar un curso de Sexología que llamó mi atención, en 2017 terminé un Máster de Sexología, Orientación Sexual y Terapia de Parejas. En 2018 realicé el Máster de Psicología General Sanitaria y, en 2021 he obtenido el título de Experto básico en Terapia Familiar e Intervenciones Sistémicas.

Actualmente, como buen apasionado de mi profesión, sigo formándome en Psicología Jurídica (máster) y en Terapia Familiar e Intervenciones Sistémica, para garantizar mi continuo desarrollo profesional y personal y poder así ofrecer un mejor servicio a las personas que por algún motivo, acuden a consulta psicológica con el objetivo de mejorar su calidad de vida.

Además de haber realizado varios voluntariados (Orfanato Escuela en Kenia, ALUSAMEN (Centro para Personales con Trastornos Mentales Graves) en Madrid, Charlas sobre Sexualidad…), he tenido la suerte de poder aprender en consulta de la mano de grandes profesionales haciendo prácticas extracurriculares paralelas a mi formación.

Desde que en 2018 comencé mi experiencia profesional en consulta privada, el 99% de las personas con buena adherencia al tratamiento, han mostrado resultados positivos y cambios significativos en sus vidas, en su manera de vivirla, o de vivirse.

Por ello, estoy hoy aquí para escucharte a ti.

Open chat